Georadar

Inicio de trabajo de georadar para la localización de canalizaciones extistentes en montaña.

Nuestro georadar utiliza impulsos electromagnéticos de muy corta duración, 1-60 nanosegundos, en la banda de VHF/UHF (20-1000 MHz), que se repiten con una frecuencia de 50 KHz.
Estos impulsos se agrupan en paquetes de ondas compuestos por 1.000-15.000 de ellos. Cuando, mediante la antena emisora, se generan dichos impulsos, éstos, en su trayectoria a través del subsuelo, pueden encontrarse con un cambio de estrato geológico o cultural, oquedades, objetos, humedades o niveles freáticos, etc.; en definitiva, lo que detectan es un cambio en las propiedades eléctricas (constante dieléctrica) de los medios en que se propagan. Esto produce que parte de la energía se refleje y sea recogida por la antena receptora, mientras que el resto continúe su camino por el interior del subsuelo.

La antena receptora incorpora un circuito electrónico, “demodulador”, conectado al circuito electrónico de amplificación y recepción; una vez que las reflexiones la alcanzan, este circuito convierte el pulso electromagnético de alta frecuencia en otro de banda de audiofrecuencia que es enviado a través de un cable coaxial altamente apantallado a la unidad central, donde la señal es reconstruida, procesada y almacenada.

La unidad central incorpora un sistema de almacenamiento masivo de datos y una pantalla de visualización en tiempo real donde se reproduce la señal que le va llegando.

Una vez finalizado el estudio se generará documentación exacta de los datos, planos de ubicaciones con cotas, problemas encontrados, etc.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *